EL DESAYUNO INTELIGENTE

Tu mamá siempre te lo dijo: “no salgas de casa sin desayuno hijito”, bueno aunque no lo creas ella tenía razón, las investigaciones lo comprueban.  Desayuno significa “dejar el ayuno”, es decir, recargar tu organismo con energía luego de una noche sin haber comido.   Luego de 8 o 12 horas de ayuno, tu cuerpo necesita recargar su glucosa  para seguir funcionando bien, tu cerebro  y muchos de tus órganos necesitan  azúcar para cumplir sus funciones. La mañana es el momento donde necesitas mas energía, pero contradictoriamente tienes menos reservas; tomar desayuno te revitaliza, le permite a tu cuerpo enfrentar el día  eficazmente y atender las necesidades energéticas, ser más productivos, tener mayor rendimiento y fuerza, mejor coordinación muscular, mayor concentración y  mejores habilidades para resolver problemas.

Estudios demuestran que los estudiantes que  toman desayuno están mucho más alertas, participan más,  se comportan mejor, tienen períodos  más largos de atención, mejor rendimiento en los exámenes y mejores  notas, además están menos cansados y menos irritables,  faltan menos a clases, esto aplica a los adultos también.

MEJORANDO TU DESAYUNO

Al tomar desayuno estas activando tu metabolismo, por esto es importante si quieres perder peso.  Además está probado que los que desayunan pican menos durante el día y consumen menos grasas saturadas,  además es difícil que cubras tus requerimientos de fibra, vitaminas y minerales diarios.


Los cereales son fuente de energía y  deben estar presentes en todo desayuno, lo ideal es que contengan  al menos 5 gramos de fibra por ración, una taza de cereal integral acompañada de frutas y leche o yogurt es una excelente opción,  sobre todo si lo comparamos con el habitual pan francés con mantequilla, mermelada y café, que no tienen  nada de fibra ni proteínas pero sí grasa saturada.

Buenas opciones son los cereales de caja bajos en azúcar, el pan  integral, las barras de cereales integrales, los panqueques hechos con harina integral y los cereales cocidos como la quínua, kiwicha,  y/o avena; para añadirles valor nutritivo y sabor combínalo con  frutas frescas o secas, nueces o pecanas y cocínalo con leche  descremada, la canela también les da un sabor muy agradable,  además se pueden fortificar  con calcio añadiéndole directamente leche descremada en polvo.


Si no tienes el hábito de tomar desayuno, no esperes más y empieza a hacerlo, establece un horario fijo y planifica con anticipación que comerás, esta es una forma fácil de formar el  hábito, te sentirás mejor te lo garantizo.

 

. E-mail: nutrifitperu@gmail.com .