ESTRÉS, ANSIEDAD Y DEPRESIÓN

Con el actual estilo de vida donde tenemos un exceso en las horas y volumen de trabajo, andamos estresados y con una vida muy sedentaria estamos logrando también potenciar  la posibilidades de enfermarnos pues estamos alterando el correcto funcionamiento de nuestro organismo, incluido el sistema inmunológico y el sistema nervioso, ocasionándonos muchas veces cuadros de ansiedad y depresión. ¿Sabías que existen alimentos que tan solo de incluirlos en tu dieta diaria pueden contrarrestar los efectos negativos del estrés.

Omega 3: Nuestro cerebro está compuesto mayormente por grasa, por lo que el tipo  de grasas de nuestra dieta marca la pauta en su funcionamiento.  La investigación científica nos confirma que las grasas omega 3 pueden actuar como antidepresivos porque incrementan la producción de serotonina, la cual mejora la comunicación entre las células cerebrales y puede ayudar a combatir y prevenir la depresión. Debemos incluir en la dieta pescados como el salmón, atún negro, anchoveta, bonito y caballa, también frutos secos como las almendras, pecanas, castañas, sin olvidarnos de las semillas como la linaza y las semillas de girasol.

 

La Buena Nutrición: Existen dietas para bajar de peso  que restringen e incluso eliminan el consumo de carbohidratos como los cereales, las frutas y los tubérculos, proponiéndonos consumir ilimitadamente carnes y grasas, pero estas dietas no funcionan a largo plazo pues debido a su alto contenido de grasas omega 6 y grasas trans, acaban provocando el  estrés, la ansiedad, el insomnio, y la  depresión. Para acercarnos a una alimentación saludable debemos escoger una dieta que se pueda mantener para siempre, y no dietas radicales que en el tiempo no funcionan, la dieta debe estar compuesta por todos los grupos alimentarios: grasas saludables, mucha fruta y verduras, cereales integrales, proteínas adecuadas sin olvidarnos del agua. Esta es la única forma de sentirnos satisfechos al brindarle a nuestro cuerpo, todos los nutrientes que éste necesita en otras palabras darle los ingredientes para hacerle frente al estrés.

El Peso: El sobrepeso y la obesidad también contribuyen alterando nuestro patrón hormonal, pues inducen la síntesis de marcadores inflamatorios los cuales producen alteraciones en ciertas hormonas del estrés, incrementando la ansiedad y la necesidad de consumir grasas y dulces

El Ejercicio: Es la manera natural de regular el funcionamiento normal de nuestro organismo y liberar el estrés acumulado, previniendo que éste nos dañe. Muchos estudios confirman hoy que el ejercicio moderado y regular puede ayudarnos a contrarrestar  las alteraciones hormonales producidas por el estrés, reduciendo el riesgo a muchas enfermedades, asimismo refuerzan nuestro sistema inmune, esto ocurre pues al incrementarse los niveles de endorfinas …

Sintomas de estrés: Hay síntomas agudos (recientes) y crónicos (anteriores) estos últimos son los que ocasionan los problemas.  Por ejemplo una presión arterial elevada, insomnio, dolor corporal, sensación de ansiedad o depresión son solo signos externos de estrés.

 

. E-mail: nutrifitperu@gmail.com .