Hasta hoy, ninguna fórmula láctea ha podido imitarla:  conoce el aporte nutricional de
TU PROPIA LECHE

LACTOSA, GALACTOSA Y GLUCOSAMIDAS dan energía, favorecen la absorción de calcio y magnesio, transportan minerales y además ayudan a que tu bebe tenga buena  flora intestinal con bifidobacterias.

ACIDOS GRASOS ESENCIALES Y ACIDOS GRASOS SATURADOS en proporción perfecta para que ingresen dentro de su organismo, protejan todas sus membranas  celulares. Además forman parte de la mielinización de  sus  inmaduras células nerviosas.

CASEINAS Y PROTEINAS SERICAS (lactoalbumina, lactoferrina,  lacto globulina, inmunoglobulina) en equilibrio perfecto muy  diferente a la leche de vaca.   La caseína produce un coágulo blando muy digerible, facilitando el  vaciado gástrico, además ayuda a transportar  calcio, fósforo y algunos aminoácidos. La lactoferrina facilita la absorción de hierro.  La Alfa-lacto albúmina, facilita la digestión de la lactosa.   Sabías que tu leche también contiene taurina, glutamina, alanina y serina, aminoácidos que intervienen la digestión de las grasas y el funcionamiento del sistema nervioso central.

VITAMINAS A, D, K, E y complejo B (no te olvides que tu dieta también va a influir en la concentración de estas vitaminas.

MINERALES Calcio y Hierro de alta absorción,  además de  fósforo, magnesio, sodio, cloro, potasio, cobre, azufre, zinc, manganeso interviniendo en miles de funciones y síntesis que se dan en su organismo.

FACTORES DE DEFENSA Inmunoglobulinas y lactoferrina que lo protegen de infecciones causadas por virus o bacterias, previniendo además las alergias.  La lisozima actúa en la flora intestinal como si fuera un antibiótico y un anti inflamatorio,  protegiendo al bebé para que no se enferme.

 

. E-mail: nutrifitperu@gmail.com .