LA BUENA LONCHERA

La correcta alimentación debe llevarse a cabo durante todo el día. Un niño en edad pre-escolar  y escolar deberá consumir cinco comidas al día las cuales deben estar distribuidas según su jornada debiendo dejar tiempo para que su aparato digestivo trabaje pero también descanse, cumpliendo  así correctamente  las funciones de digestión, absorción, metabolismo y excreción.  La dieta debe estar basada en tres comidas principales: desayuno, almuerzo y cena, debiendo adicionar los  refrigerios según sus horarios.  Para el niño en edad pre-escolar el cual generalmente sale del jardín alrededor de la 1 p.m.  se recomienda un refrigerio a media mañana y otro a media tarde. Pero para el escolar que sale mas tarde, generalmente alrededor de las 3p.m., los  dos refrigerios están recomendados durante la mañana, no solo por la hora más avanzada del almuerzo sino también para que entre este y la cena existan mínimo 4 horas para el proceso digestivo.

Todos los refrigerios deben de contar con un grupo completo de macro y micro nutrientes que permitan cubrir los requerimientos del niño:  estamos hablando de carbohidratos, proteínas,  y grasas, así como de vitaminas, minerales y fibra. No podemos dejar de mencionar el agua, nutriente esencial para nuestro organismo.

Dentro de los carbohidratos tenemos a los cereales integrales los cuales aportan no solo la energía necesaria sino también fibra, vitaminas del complejo B y muchos fito nutrientes.  Las proteínas son extremadamente importantes pues cumplen una función plástica, es decir construyen no solo los músculos sino muchos elementos biológicos indispensables en todos los procesos y reacciones que se llevan a cabo dentro de nuestro organismo tales como enzimas, hormonas, el ADN celular, logrando que nuestro cuerpo mantenga la homeóstasis o equilibrio funcional.  Las grasas deben estar presentes pues no solo nos brindan energía sino también nutren a las células y al sistema nervioso, estas grasas deben de ser en su mayoría grasas saludables, debiendo reducir  las grasas saturadas y grasas trans.

Los fitonutrientes que son compuestos biológicamente activos que nos protegen de enfermedades como el cáncer están presentes en todos los alimentos de origen vegetal: frutas, verduras, frutos secos, menestras y cereales integrales por lo que recomendarlos incluirlos en la alimentación en general.

 

 

. E-mail: nutrifitperu@gmail.com .